El cuerpo humano tiene la capacidad innata o natural de mantener el mejor equilibrio posible utilizando su capacidad de autorregulación (homeostasis). Se adapta permanentemente a la gravedad, a los cambios de temperatura, regula los líquidos, lucha contra microbios y todo tipo de estrés. Pero a veces su capacidad de adaptación o regulación se ven superadas por traumas o estrés repetitivo de todo tipo, físico, emocional o químico, y no es capaz por sí solo de gestionarlo y se instala la patología.

El sistema que controla esta capacidad de regulación es el sistema nervioso, es nuestro sistema más importante porque controla todas y cada una de las funciones de nuestro cuerpo, es nuestro ordenador interno. Esta constituido del cerebro, de la medula espinal y de los nervios periféricos.

Tanto la medula espinal como los nervios periféricos tienen una relación estrecha con la columna vertebral. Efectivamente, la columna vertebral aloja y protege la medula que conecta nuestro cerebro con el resto del cuerpo, y de ella emanan las 31 pares de nervios periféricos que poseemos.

Así entendemos fácilmente que la salud de la columna vertebral es esencial parael correcto funcionamiento del sistema nervioso, y por extensión de todo nuestro cuerpo, y su capacidad de adaptación a nuestro entorno.

Puede haber ocasiones, sin embargo, en que su cuerpo no logre vencer a las dolencias que ya han agotado sus mecanismos de defensa. Entonces se justifica el uso de medicinas o cirugía.

el sistema nervioso